Reproducción de cuadros: el proceso paso a paso.

¿Puede adivinar cuál es el cuadro original y cuál la reproducción?

Si estimó que la pintura de la izquierda es la original, acertó!

La pintura de la derecha es una reproducción al óleo hecha por un artista de cuadros.

Las diferencias en la reproducción de cuadros son marcadas por el tiempo transcurrido, el tipo de pigmento usado, la destreza del artista y el lienzo utilizado. Sin embargo los compradores de réplicas de pinturas aceptan estas pequeñas diferencias e incluso algunos prefieren los colores llamativos de las reproducciones a las originales!

Sólo en las grandes falsificaciones de arte es muy difícil distinguir entre la original y la reproducción, ya que allí se emplean técnicas especiales para envejecer las pinturas.

Veamos algunos de los métodos usados en la reproducción de cuadros:

Reproducción de cuadros impresos en lienzo

Este tipo de nicho en las copias de cuadros está en aumento, ya que se utilizan los lienzos tradiciones, principalmente el algodón, con impresiones realizadas a tinta por impresoras de gran formato como la Epson. Dentro de esta categorías existen las impresiones en lienzo Giclee, con tinturas tradicionales o pigmentos de alta duración o “archivo''. También en esta categoría existen impresiones sobre tela embellecidas. La técnica es simple, se imprime una pintura sobre lienzo de algodón o sintético y una vez esté seca la pintura, un artista agrega óleo sobre la superficie embelleciendo el cuadro y agregando textura.

Hay una marcada diferencia entre pinturas que son impresas en lienzo de forma masiva (Lienzografías) a las impresiones hechas con Glicee, observe el siguiente gráfico:

Impresiones hechas en Glicee vs impresiones normales

En la imagen de la izquierda, la pintura es impresa con tinta normal. En la izquierda, la pintura es impresa con la técnica de Giclee.

¡En Giclee la resolución importa! Cualquier imagen que planee usar para imprimir impresiones artísticas debe ser de al menos 300 DPI en relación con el tamaño físico que espera imprimir.

Utilizado indistintamente en el mundo de la impresión, DPI significa Puntos por pulgada y se relaciona con la cantidad de puntos físicos que se imprimen dentro de una pulgada cuadrada determinada.

Dicho esto, el aspecto de una impresión de arte de alta calidad depende mucho de la calidad de la imagen digital y su resolución, y ya sabemos que las imágenes con ese tipo de resolución son muy escasas y muy difíciles de conseguir. Una simple búsqueda en Google no basta.

Reproducción de cuadros impresos en papel o lámina (pósters)

Cuando se imprime en offset, una imagen se divide en cuatro "canales de color" conocidos como CMYK. Esto significa cian, magenta, amarillo y negro.

Estas impresiones, también llamadas impresiones offset, también están sujetas a la calidad de la imagen fuente (la resolución), la impresora utilizada, las tintas y el papel. Siempre existe el riesgo aquí que la imagen fuente sea de baja resolución y por ende el producto final también será de baja calidad. Aunque existen fotografías de pinturas famosas en libre uso en internet, muy pocas en realidad se pueden encontrar con la resolución necesaria para realizar una impresión digna de la obra. La única forma de hacerlo es escaneando las obras en escaners especializados. Por supuesto con esta técnica de reproducción de cuadros hay zero textura, y por lo tanto la apariencia de “pintura barata” es una característica de la reproducción. Este no es el camino para quien desea una copia de un cuadro de alta calidad.

La impresión offset es uno de los estilos de impresión más antiguos y más utilizados y existe desde la década de 1870, pero no es muy recomendable para obtener reproducciones de calidad de obras de arte.

Generalmente el resultado no es bueno y decepciona al comprador. Aquí vale la pena anunciar, sin ánimo de ser burlesco: ¡lo barato sale caro!

Reproducción de cuadros al óleo autorizadas por el artista

La reproducción de cuadros al óleo en las artes visuales se remontan al siglo XVI, cuando era una práctica común que los estudiantes de arte copiaran a sus antiguos maestros para aprender a pintar. El proceso de copiar una obra maestra les permitía practicar un estilo de pintura hábil mientras desarrollaban su propio estilo. Esto permitió a la gente corriente aferrarse a reproducciones de pinturas al óleo con un valor de miles de dólares. Leonardo primero aprendió a pintar al estilo de su maestro antes de seguir su propio enfoque, y luego copió el estilo de pintura de su maestro.

Al copiar un cuadro, el estudiante aprende el método del artista; su manera de abordar, la mezcla y gradaciones de color.

Doña Viviana artista de Kuadros

A finales del siglo XIX Degas copiaba diligentemente obras maestras de su artista favorito, Ingres. También hizo una copia cuidadosa a gran escala de La violación de las sabinas de Poussin, que ahora se encuentra en el Museo Norton Simon en Pasadena. La lista de artistas famosos cque copiaron a los viejos maestros es interminable; Landseer a Rubens; John Singer Sargent a Velásquez; Henri Fantin Latour a Tiziano y Veronese, Géricault a Caravaggio; Watteau a Tiziano, Van Dyck a Tintoretto, Matsys a Raphael, por nombrar solo algunos.

Tan marcada ha sido esta práctica que incluso el mismo Picasso hizo célebre la frase, "Los buenos artistas copian, los grandes artistas roban"

Reproducción de cuadros en serigrafía

La técnica de reproducción de cuadros por serigrafía existe desde hace más de 100 años. Es un medio que ha sido utilizado con un efecto asombroso por artistas como Andy Warhol, Romero Britto, LeRoy Neiman y muchos otros. Pero, ¿qué es exactamente una serigrafía? La serigrafía es un término que proviene de "seri", que en latín significa "seda", y "graphos", que en griego antiguo significa "escritura". La palabra fue acuñada a principios del siglo pasado para distinguir el uso artístico del medio de su propósito comercial más común. La serigrafía nos es familiar de innumerables formas. Se utiliza desde logotipos de camisetas hasta carteles.

Copia de pinturas por serigrafía

Las raíces del medio se encuentran profundamente en la historia. Se empleaba especialmente en los países del lejano oriente, China y Japón, como una técnica para aplicar plantillas a telas y pantallas. La serigrafía se alía con la impresión en madera, que surgió por primera vez en esos países con fines similares.

Noche de Fantasía Serigrafía

Noche de Fantasía, Itzchak Tarkay

Ambas técnicas fueron adoptadas por artistas y artesanos europeos en el siglo XV y se desarrollaron aún más para una amplia variedad de aplicaciones decorativas y artísticas.

En su nivel más elemental, la serigrafía implica cubrir porciones de seda o un material similar con una capa. Primero, la seda se estira sobre un marco sujeto con bisagras a un zócalo. Luego, la ventana de la imagen se enmascara con cinta adhesiva y se aplica una capa de goma laca o pegamento. Cualquier parte de la seda que quede expuesta se convierte en el diseño a través del cual se presiona la tinta u otro pigmento, como la pintura, con una escobilla de goma o un cepillo. Esta descripción simplificada difícilmente hace justicia a la flexibilidad técnica y la versatilidad artística del medio.

Reproducción de cuadros en papel fotográfico

Una buena reproducción de cuadros en papel fotográficos se realiza sobre papel mate de calidad de archivo. Este es el mejor papel para guardar las bellas artes, ya que es un papel especializado de ;arga duración para reproducciones de cuadros e impresiones fotográficas. Cuenta con una superficie lisa, papel pesado (230g), blanco neutro y mate, diseñado para una reproducción precisa del color que proporciona un alto contraste y una salida de alta resolución. Se prefiere el papel que no contenga ácido, lo que lo convierte en la elección perfecta tanto para fotografías como para reproducciones de bellas artes. Cabe anotar que este tipo de reproducciones de cuadros también está sujeto a la calidad del papel.


¿Cómo distinguir la calidad en la reproducción de cuadros?

Incluso dentro de estas categorías anteriores existen grandes diferencias en calidad, precio, tamaños y fidelidad de colores en la reproducción de cuadros. 


En Kuadros servimos específicamente a un tipo de clientela exigente que busca la reproducción de cuadros al óleo de alta calidad. Estas son copias de cuadros realizados con extrema destreza, en la que los artistas expertos en copiado procuran acercarse al máximo a la intención del autor original. 


Para lograrlo, contamos con la ayuda de más de 60 maestros graduados de escuelas de artes plásticas. Estos artistas están regados por diferentes partes del mundo, desde Venezuela hasta Haití en las américas, pasando por la China y Japón.


¿Quién manda la parada en el comercio de Reproducción de Cuadros al óleo?


Existen dos escuelas en la actualidad de reproducción de cuadros en gran volumen, la que utiliza artistas europeos y los chinos. Las empresas que utilizan artistas europeos para realizar copias cobran mucho más por sus pinturas que las empresas que utilizan pintores Chinos. ¿Pero la diferencia abismal de precio se justifica?


¿Cuál es la diferencia de calidad entre estas dos escuelas de reproducción de cuadros?

No existe una diferencia de calidad marcada por la geografía de la que proviene el pintor que reproduce la obra. Contrario a muchos de los productos chinos que cuentan (justificadamente) con una dudosa fama de calidad, las reproducciones de arte Chino suelen ser iguales o superiores a los artistas europeos. ¿La razón? El artista Chino le lleva una ventaja considerable al europeo en experiencia, ya que las reproducciones de pinturas chinas vienen haciendo reproducción en masa de cuadros desde hace 3 décadas.


Vale conocer un poco de esta historia. En 1989, un empresario y artista de Hong Kong llamado Huang Jiang que visitaba la ciudad de Shenzhen se propuso transformar la ruinosa aldea de Dafen en un taller de reproducción de pinturas al óleo.


Al alquilar varias casas y reclutar a una decena de aprendices, creó un negocio que funcionaba como una línea de producción de fábrica, produciendo eficientemente Van Goghs, Da Vincis y Rembrandts y vendiéndolos por todo el mundo. Hacia finales de los años 90, el negocio de Jiang había crecido hasta incluir más de 2000 trabajadores. Muchos aprendices eventualmente se separaron y formaron sus propios proyectos de reproducción.


Varios de los maestros que trabajan hoy con Kuadros provienen de la camada original de aquellos primeros artistas del maestro Huang Jiang.


Pero no todas las reproducciones de la China son iguales. Hoy se pueden comprar reproducciones de cuadros baratas en portales de la China como Aliexpress. Muchas de estas réplicas son de baja calidad, aunque los compradores que no saben la diferencia generalmente quedan satisfechos.


Los artistas especializados aún en la China cobran bastante alto por producir sus obras, ya que el tiempo promedio de producción de una pintura de 60x90 es de al menos 2 a 3 semanas. A eso hay que agregarle el tiempo de secado y despacho internacional.


¿Qué influye en el precio en la reproducción de cuadros al óleo?

El precio de las reproducciones de cuadros famosos es determinado por varios factores:


  • El artista que pinta la pintura. Los artistas buenos y maestros experimentados cobran más alto que los aprendices o artistas nuevos en la técnica de reproducción
  • El tamaño de la pintura. Aquí sí que vale decir el tamaño importa. No es lo mismo reproducir una pintura de 60x90 que 120x200, ya que por supuesto se va más tela, más pintura y sobretodo, tiempo. En muchos casos el artista que reproduce pinturas cobra más por su tiempo más que por los materiales
  • La tela. Los lienzos sintéticos son más baratos que los de algodón y los de algodón más baratos que los de lino.
  • Los pigmentos.
  • El número de figuras en la pintura
  • El nivel de detalle y complejidad de la pintura

¿Valen algo las reproducciones de cuadros?

En general, las reproducciones de arte tienen un bajo valor comparado a las originales que se subastan por millones. Las réplicas de pinturas de bellas artes no son una inversión como lo es el arte original.

Por otra parte, tampoco hay garantía de que una obra de arte original suba de valor. Por supuesto, existen excepciones en las reproducciones de arte, especialmente reproducciones de cuadros al óleo. Por ejemplo, si Banksy pintase una reproducción de El Beso de Klimt, entonces esta reproducción valdría mucho, ya que estaría siendo pintada por un artista famoso. Pero en general las reproducciones de arte valen lo que alguien vaya a pagar por ellas.

Debido a que la mayoría de las copias posteriores a los antiguos maestros han sido infravaloradas durante mucho tiempo, rara vez se registró su autoría, por lo que hoy nos llegan con mayor frecuencia como obras anónimas. Y sin embargo hacemos un esfuerzo por comprender la influencia de obras verdaderamente grandiosas en artistas y estudiantes más jóvenes o posteriores.

Las reproducciones de cuadros famosos suelen ser fantásticamente económicas. Comprar una copia de un cuadro famoso le pondría en buena compañía: el rey Carlos I, el coleccionista de arte más famoso y sofisticado de Inglaterra, poseía una gran cantidad de copias (casi 70 en total), incluidas numerosas copias de pinturas cuyos originales ya estaban en su poder. Además de comprar estas pinturas él mismo, Charles también recibía copias como obsequio de los miembros de la corte.

Como en el ejmplo del rey Carlos, es evidente que la satisfacción en poseer una réplica no radica en su valor comercial, si no en poder admirar un poco de aquello que el artista quiso plasmar sobre la obra original.

Algunos consejos antes de comprar una reproducción de un cuadro al óleo:

En la industria de la reproducción de cuadros, realmente se obtiene lo que paga. Si opta por una reproducción impresa, no espere mucho.

Siempre compare la réplica con el original para que pueda ver las diferencias y juzgar por sí mismo qué tan buena o mala es la reproducción.

Es casi imposible reproducir una pintura al óleo con una precisión del 100%. No se deje engañar por afirmaciones engañosas.

También debe examinar la garantía provista por el proveedor. 

Sea realista en cuanto al tiempo que debe esperar su reproducción. A menos que sea una pintura impresa, las pinturas al óleo llevan varias semanas en ser pintadas, empacadas con cuidado para que no se dañen y enviadas a su destino. El promedio para un comprador recibir una pintura solicitada es de 6 semanas, pero en algunos casos este tiempo puede extenderse a 8 u 10 semanas. 

Sobre las Reproducción de Cuadros Famosos al Óleo de Kuadros

Nuestras reproducciones con calidad de museo están 100% pintadas a mano por artistas profesionales con muchos años de experiencia en la creación de réplicas de pinturas al óleo sobre lienzo.

Todas nuestras pinturas provienen directamente del estudio. No trabajamos con intermediarios, ni tenemos galerías o salas de exposición.

El sello distintivo de las pinturas de Kuadros es la calidad y la garantía, ya que cada obra, además de ser pintada por un artista experto, obtiene la revisión periódica de los maestros encargados del control de calidad.

El resultado es una obra de excepcional belleza justo para usted.

Kuadros, una pintura famosa en su pared.