Retrato de un joven sosteniendo un medallón - Sandro Botticelli - KUADROS

Retrato de un joven sosteniendo un medallón - Sandro Botticelli

Es parte de la magia de ciertas imágenes que transporten a la audiencia, como en una máquina del tiempo, directamente al lugar y al momento en que se hicieron. En el caso del retrato de Botticelli, Joven sosteniendo un Medallón, pintada alrededor de 1480, el lugar está Florencia y el momento es esa época vibrante del Renacimiento temprano asociada con Lorenzo de 'Medici, o Lorenzo el Magnífico, como lo llamaban sus contemporáneos. La pintura de Botticelli está tan profundamente imbuida del espíritu de la Florencia del siglo XV que no podría haberse pintado en ningún otro lugar.

Cuando hablamos de principios del Renacimiento, seguramente nos vienen a la mente grandes maestros, pero especialmente el pintor florentino Sandro Botticelli, cuyo nombre de pila es Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi. Sus magníficas pinturas hechas a finales del siglo XV fueron la causa de que muchos de los mecenas más ricos de toda Europa compraran su obra. Sus pinturas predijeron técnicas futuras que serían utilizadas por los próximos grandes maestros como Leonardo da Vinci. Su obra religiosa fue especialmente adorada por la Iglesia Católica, además de pintar muchos otros temas para otros públicos, demostró que como artista también era habilidoso, increíblemente versátil.

Ningún otro pintor de la época consigue evocar con tanta fuerza la edad de oro del Renacimiento florentino. Su Nacimiento De Venus y la Alegoría De La Primavera se encuentran entre las obras más famosas del mundo antiguo. Sus ninfas, diosas, madonas y santos, nos transportan al renacimiento de la ciencia, el arte y la literatura que se produjo en un lugar que se considera el inicio del mundo del arte moderno.

Comprender muchas de las teorías sobre su obra nos ayuda a tratar de entender por qué algunas de sus obras sobrevivieron y otras no, ayuda a contextualizar por qué se valora la obra de Sandro Botticelli. Precisamente en enero del 2021 se subasta uno de sus retratos más importantes, el Retrato de un Joven Sosteniendo un Medallón, una obra que constituye uno de los retratos más importantes jamás vendidos en una subasta.

Fue en la Italia del Renacimiento temprano cuando los retratos de personajes nobles llegaron a ser considerados arte elevado. El maestro florentino Sandro Botticelli estuvo al frente de esta transformación, representando a sus sujetos en la segunda mitad del siglo XV con una franqueza y una perspicacia nunca antes vista.

Retratar a individuos solteros estaba de moda en aquella época. Esta tendencia tuvo su origen en el norte de Europa, creada por los grandes maestros flamencos.

replica-de-pintura-retrato-de-un-joven-sosteniendo-un-medallon-botticelli-kuadros

El Retrato de un Joven Sosteniendo un Medallón de Botticelli es la representación de la magia y la belleza del período del Renacimiento en Florencia, fue la primera vez que el individuo desempeñó un papel tan importante desde la antigüedad y fue colocado en el centro de la vida y el arte, que terminaría definiendo nuestra comprensión del humanismo tal como lo conocemos hoy. Botticelli siempre estuvo a la vanguardia de este movimiento y gracias a su estilo revolucionario se convirtió en uno de los primeros artistas en abandonar el estilo de la época que consistía en pintar de perfil a los modelos en ese momento. 

Botticelli pintó al Retrato de un Joven Sosteniendo un Medallón entre finales de la década de 1470 y principios de 1480, según una afirmación de la casa de subastas Sotheby's.

El Retrato de un Joven Sosteniendo un Medallón aparece registrado en la colección de Lord Newborough en Caernarfon, Gales, en la década de 1930. Se cree que fue adquirido por su antepasado Sir Thomas Wynn, el primer Lord Newborough, cuando él vivía en Toscana. Parece que se encontraba en una habitación desconocida para el mundo, sin que se reconociera su importancia. Fue comprado por una persona que lo vendió a un coleccionista privado, cuyos herederos lo vendieron en una subasta al propietario actual en 1982 por solo £ 810,000. En los últimos 50 años ha sido prestado a la National Gallery de Londres, el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, la National Gallery of Art de Washington y el Städel Museum de Frankfurt.

Hay una característica muy marcada en este cuadro de Botticelli, y es que se considera atemporal, ya que es moderno, tiene colores muy llamativos y una línea gráfica.

Este retrato se diferencia de cualquier otro retrato de la época por la forma en que Botticelli pintó su modelo el cual sostiene un círculo pequeño, una pequeña pieza de una pintura completamente diferente.

Esta inusual adición en la obra ha sido estudiada por académicos durante muchas décadas. Colocada con sumo cuidado en el lienzo, la pequeña obra representa a un santo anciano, de larga barba, enmarcada sobre un fondo dorado.

La pregunta sería cuándo y por qué se agregó el medallón. Stapleford argumentó en su estudio de 1987 que el medallón es "original de la pintura". Pero el historiador de arte Keith Christiansen sugirió que la ronda era una "adición moderna" que reemplazó un relieve de estuco dañado. Como dijo Brown para The Guardian, algunos estudiosos han argumentado que la inclusión del santo anciano tiene como objetivo resaltar la relativa juventud y belleza del modelo.

La figura del medallón es una obra original del siglo XIV, la mayoría de los investigadores la atribuyen al pintor sienesa Bartolommeo Bulgarini, que estuvo activo un siglo antes que Botticelli pintara su retrato.  El significado de este llamativo dispositivo debe estar relacionado de alguna manera con la identidad del apuesto joven noble que lo exhibe con tanto orgullo.

Los estudiosos especulan y se contradicen sobre a quién representa el retrato, pero hay una versión, aunque con poca evidencia, de que el hombre es Giovanni di Pierfrancesco de 'Medici, cuyo primo segundo Lorenzo el Magnífico fue una de las personas más poderosas e importantes que apoyó al pintor. Botticelli hizo todo lo posible para retratar al joven como el pináculo de los ideales de belleza del Renacimiento. Los estudios de rayos X de la pintura muestran que el artista trazó cuidadosamente las características del hombre en los dibujos subyacentes, además de revisar varios aspectos de la pintura.

A ciencia cierta no sabemos la identidad del modelo, pero podemos especular un poco y decir que este detalle también tenía la intención de decir algo sobre él como persona. ¿Podría haber sido esta la forma en que Botticelli sugirió que los pensamientos del joven estaban dirigidos hacia Dios y no hacia este mundo?

Quizás los modelos nobles de Botticelli eran conocidos en el medio, en ese momento, pero lo cierto es que muchas de las identidades se perdieron con el tiempo.

Aunque modesto y comedido, la ropa del joven caballero es claramente muy fina, y su comportamiento elegante y contemplativo personifica las filosofías neoplatónicas y humanistas que definieron la cultura de la élite florentina.

El Retrato de un Joven Sosteniendo un Medallón de Botticelli tiene las características de un hombre que se vincula al mundo de los libros, su mirada aguda y sus dedos largos y delgados lo sugieren. Pero también podemos decir que podría pertenecer al mundo de la sociedad mercantil o de la banca financiera, es muy probable que nunca lo sepamos. Pero el hecho de que él mismo se hiciera pintar nos dice que era un intelectual, humanista y florentino de clase alta.

A pesar de todo eso, lo que nos muestra realmente es la imagen sagrada de un santo, tal vez su santo nombre, que acuña con tanta dulzura como si fuera una reliquia sagrada.

Este retrato posee un ideal intrigantemente complejo de la belleza masculina. Cabe señalar que cuando Botticelli pintó este cuadro, la experiencia de ver su propia figura era extremadamente desconocida para la mayoría de las personas. Los espejos eran artefactos muy raros, por lo que la idea de tener su propia imagen  estaba comenzando a cobrar impulso. Los primeros retratos de hombres del Renacimiento tendían a enfatizar el poder más que la belleza: los modelos se pintaban más rudos que atractivos. 

El joven de Botticelli es revolucionario, porque fue admirado en su época, y lo es hoy por su belleza y no por su rudeza.

Pero lo más aclamado de él, a pesar de su cabello impecable, tez clara, nariz tallada, labios fruncidos y mentón delgado y enérgico, es el aire de autocontrol en sus ojos. Como para resaltar, el modelo de Botticelli se aparta de los modelos renacentistas, que posaban de perfil, ahora el Retrato de un joven sosteniendo un medallón nos mira directamente a los ojos. 

Este nuevo estilo pronto se convertiría en una convención renacentista: Leonardo da Vinci lo adoptó cuando pintó el retrato más famoso de él (el retrato más famoso del mundo), la Mona Lisa, alrededor de 1503-17.

Los retratos son uno de los tesoros más valiosos que tiene el arte, son expresiones creadas por los antiguos maestros para resaltar la importancia del ser humano, que han logrado inmortalizar a muchos.

Nuestro joven hoy cumple 550 años, pero parece que pudo haber entrado en nuestras galerías esta mañana; es una verdadera belleza para todas las edades. Se trata de una pintura que trasciende los límites normales del género de los viejos maestros y es uno de los retratos renacentistas clásicos mejor conservados y más exquisitos del mundo del arte.

Ahora tomemos una pausa para admirar este impresionante cuadro famoso.

 

Compre una réplica al óleo del Retrato de Joven Sosteniendo un Medallón, de Sandro Boticelli

Copias de cuadros famososCuadros famososCuadros onlineRéplicas de cuadros famososReproducción de cuadros famososReproducción de pinturas al óleo

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados

¿Cómo hacemos nuestras réplicas de pinturas?

-> Conozca el proceso de Reproducción de Cuadros paso a paso

Curiosidades del arte

  1. Las 5 Pinturas Más Controversiales de la Historia - KUADROS
  2. Las 10 esculturas más bellas de la humanidad - KUADROS
  3. Las 10 obras de arte más importantes de la historia - KUADROS